Hola queridos
Febrero es el mes más corto del año, pero para un botiguer -mi coach se empeña en que diga que soy un gestor de una concept store, pero no me sale, me da un poco de vergüenza ajena- os juro que es el mes más largo y aciago del año. Me habían avisado por A, B y C mis compañeros botiguers de la calle: “Sr. Martínez febrero es un mes muerto, un desierto, un paraje lunar, un día sin pan”, y yo les escuchaba pensando que quizás exageraban porque mi optimismo me puede, optimismo que la Sra. Martínez tilda de ingenuidad, pero la realidad es que ellos tenían razón. Así que hoy estoy contento. Mañana empieza marzo, el mes de la primavera, el mes del día del padre…Hoy vuelvo a ser optimista o quizás ingenuo. Ya veremos. Aquí os espero vestido de primavera