Queridas, estimados

El verano llega, ¡qué lástima!, a su fin.  No sé si ustedes son de los que descansan en sus días de asueto y llegan con las pilas puestas  o de los que tienen que descansar cuando vuelven porque lo han dado todo. Yo me reconozco en los segundos. Si supieran lo que es la familia de mi mujer me entenderían.  Siempre hay planes: si no hay una visita al último hallazgo arqueológico, exposición o iglesia románica,  se organiza un concurso gastronómico, o se queda para  hacer un picnic el día de luna  llena en el pinar o se sale en caravana a casa de un primo que  tiene una huerta con unos tomates que te mueres y nos hacemos hora y media de coche para festejar al primo y a sus tomates o viene Bowie (gracias David) y se organiza un concierto de lo más rural chic. Lo pasamos muy bien, pero volvemos agotados.  Así que empezaremos nuestras actividades  lentamente como si abrazásemos la filosofía slow.

Para empezar el curso hemos organizado el Club de poesía. Me hace mucha ilusión porque siempre fui un mal lector de poesía. Me enseñaron mal y siempre pensé que no tenía la sensibilidad adecuada para adentrarme  en ese mundo. Pensaba que tenía que ponerme romántico y mirar a la lejanía. Pues no y así me lo ha indicado José Antonio Millán  que es el quien dirige el club poesía de la Factoría cultural Martínez. José Antonio coordinará el taller titulado “El canto de las sílabas”.  Un taller de lectura y comentario de obras poéticas en lengua española de autores del siglo XX y XXI, españoles e hispanoamericanos. El objetivo es  crear lectores más conscientes, que disfruten más profundamente de las obras, y que sean capaces de avanzar en sus lecturas futuras. Os adjunto toda la información del primer trimestre. Serán fantásticos. Los que queráis apuntaros, ya sabéis mail o whatapps

Feliz regreso a todos

Sr. Martínez