Queridas, estimados

Mi hija adolescente lleva loca dos semanas con la salida del iphone 7 que parece que es igual que el iphone6, pero no solo ella porque cada vez que abro  un diario leo un titular, que no logro retener, sobre la llegada del iphone7 a la tierra. Cuando explico a mi hija que su adorada Apple se pasa los impuestos por el phone reacciona como si me metiera con su novio del momento.  Tal es la intensidad de la discusión que en casa ya hemos acuñado una nueva frase para expresar nuestra más absoluta indiferencia ante un tema: me importa un phone.

Siento el desahogo, pero a veces con las modas uno se siente  como si no fuera de este mundo, luchando contra todos y de ahí que lo cuente, porque sé que hay gente como yo ahí fuera.  Pero lo que yo quería era recordaros que ya tengo la galería engalanada con las piezas de cerámica de las 10 ceramistas que participan en Barro en femenino  y que el día 14 damos un vinito para inaugurarla oficialmente. Espero que no os importe un phone y vengáis.boletín 9