Estimados, queridas
La Sra. Martínez me dijo el otro día que Las cosas de Martínez había conseguido dar el sorpasso. Estaba batiendo huevos para una tortilla y lo dijo así, como si nada, quitando importancia al asunto, “Cariño, tu espacio ha dado el sorpasso”. No supe que cara poner ante la afirmación, pero luego comprendí que estaba ensayando una de las palabras de moda en nuestro peculiar panorama político y mediático: pones la radio y te hablan del sorpasso, en cuanto sale una encuesta de esas que nunca te hacen a ti, te aparece en los titulares: El sorpasso. Leído así en alto parece el título de una serie de tv de los años 80 tipo Falcon Crest, Dallas o Dinastía.

Descubrí que mi mujer, que es un poco adicta a la actualidad, lo decía porque había incorporado a mi galería/botiga/espacio poliartístico las joyas de Nuria Román que le encantan porque son “sencillas a la par que elegantes” y eso significa que para ella, siempre tan exigente con mis cosas, he dado el sorpasso. Nuria Román es una escultora que hace tiempo dio su sorpasso particular, se instaló en Menorca para dedicarse al arte. Algunos cinéfilos le conoceréis por la película La isla bonita de Fernando Colomo. Adjunto foto (de las pulseras no de ella).

Más: Última semana de Homenaje2. Cervantes y Shakespeare 400 años después. Aun estás a tiempo, está a un sorpasso y también últimos días para disfrutar de las excelentes acuarelas que Perico Pastor dedicó al placer de la lectura.

Nuria Roman Pulseras