Queridos míos
Hoy cumplo un año. No biológico, claro está, sino un año como business man, botiguer, cazador de tendencias, creador de ídem, galerista en ciernes, fabricante de producto, etc, etc, etc, etc, etc, etc….Soy tantas cosas que mi coach se ha convertido casi en mí psiquiatra. Él tiene pretensión de serlo. Entre nos me tiene un poco harto, siempre criticando, siempre azuzando, intentando mirar en mi interior, interrogándome sobre mis padres, buscando, poniéndome metas ¡Un intenso!, eso es lo que es. Si no fuera porque en estos tiempos que corren quien no tiene un coach no es nadie, le despediría. Un año es el tiempo, según los entendidos (no sé muy bien de qué), para saber si un negocio te va a ir bien, mal o asín asín… Yo aún estoy en ascuas, la verdad. Ya conocéis mis zozobras, un día arriba, otro abajo. Un sinvivir, pero los indicios son buenos porque me han fichado para formar parte de la Primera escuela de Creatividad aplicada de Barcelona, ¿qué de Barcelona? ¡De Europa! Nada como encauzar la creatividad de uno. Barcelona School of Creativity es un proyecto serio, riguroso y estoy feliz de que la dinastía Martínez continúe en el mundo publicitario. Os dejo la página web (deciros que estoy camuflado en otra persona, pero estoy) para todos aquellos que estéis interesados.barcelonaschoolofcreativity.com
Gracias a todos por vuestras felicitaciones.
Hasta más ver
Sr. Martínez